La Unidad Agrícola de BASF, premiada als Ones Mediterrània

Que exista un equilibrio entre la conservación de los recursos naturales y la producción agrícola es un reto global que cada vez es más importante debido al aumento de la población mundial. Una producción sostenible basada en tecnología innovadora permite producir más alimentos sin la necesidad de utilizar más tierra para la agricultura, preservando así los hábitats naturales, su fauna y su flora. Esto lo saben muy bien en la Unidad Agrícola de BASF Española, que ofrece soluciones agrícolas sostenibles e innovadoras que van de la mano con la naturaleza y todos los seres vivos que habitamos el planeta.
La división agrícola de la multinacional alemana experimenta con nuevas sustancias químicas y biológicas y comprueba su efectividad con fungicidas, insecticidas, herbicidas o soluciones que van mucho más allá de la protección de los cultivos. El objetivo final es que estos productos protejan contra enfermedades, plagas y malas hierbas e incrementen la seguridad, la calidad y la cantidad de la cosecha, consiguiendo así una agricultura más eficiente y sostenible. Entre otros muchos proyectos, en los últimos años han llevado a cabo investigaciones sobre el comportamiento de ciertos fungicidas en cultivos como el trigo duro y blando, ensayos con técnicas de control biológico, la aplicación de polímeros superabsorbentes en agricultura intensiva, o la puesta a punto de un método molecular para la detección de arroz resistente a herbicidas.
Los investigadores de protección de cultivos de la Unidad Agrícola de BASF trabajan con agricultores, expertos en control de plagas y otros profesionales del sector para que sus necesidades se conviertan en realidad. También diseñan programas de tutela de productos para la protección de cultivos para garantizar una gestión ética y responsable durante todo el ciclo de vida. Asimismo, trabajan para reducir las emisiones hacia el medio ambiente durante los procesos de producción y para optimizar el uso y cuidado del agua en las plantas de producción. Muchas de estas investigaciones se llevan a cabo en las cinco estaciones experimentales agrícolas que BASF tiene repartidas por el mundo, una de las cuales se encuentra en la localidad sevillana de Utrera.
Se le otorga un Premi Ones por trabajar durante décadas en la modernización de los procesos agrícolas y desarrollar múltiples proyectos por una agricultura más sostenible, por crear un fungicida biológico que respeta a las abejas y plásticos biodegradables que se convierten en materia orgánica, y por apostar por la innovación para conseguir un futuro más próspero para la humanidad.

 

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Continuando con la navegación entendemos que se acepta nuestra politica de cookies. Para más información, visite nuestra política de privacidad.

Acepto las Cookies de este sitio web.