Reconocidos Premis Ones 2018 (10): Los huicholes, una comunidad que lucha para proteger su territorio sagrado

Los huicholes son una de las sociedades nativas de Mesoamérica que han sobrevivido con mayor vitalidad en el continente americano. Alrededor de 35.000 huicholes viven dispersos en un territorio de 400.000 hectáreas al sur de la Sierra Madre Occidental en México, conformando una de las culturas vivas más fascinantes que existen. Y es que los huicholes han logrado conservar su cultura e identidad espiritual a lo largo de los siglos tras la colonización española.

Su cosmovisión atribuye rasgos sagrados a elementos naturales como manantiales, montañas y cuevas, o bien a las águilas, el maíz, el venado y el peyote. Este vínculo es parte fundamental de su identidad y se manifiesta en distintas formas de expresión artística. Los chamanes son los encargados de vincular estos elementos con la vida diaria a través de ceremonias y peregrinajes. El pueblo huichol, en definitiva, vive en una realidad propia muy ligada a la Tierra porque siempre ha sido capaz de evolucionar sin renunciar a su singularidad y costumbres (lengua, religión, arte…).

Al igual que para el resto de los pueblos indígenas de México, los derechos de los huicholes son violados sistemáticamente por el estado mexicano y por particulares. Con estas violaciones han intentado despojarles de sus tierras, recursos y su  patrimonio natural. En este contexto, los huicholes están librando una dura batalla para proteger Huiricuta, un paisaje sagrado situado en las inmediaciones de Real de Catorce al que muchos huicholes acuden anualmente en peregrinaciones de hasta 400 kilómetros. Huiricuta no es sólo patrimonio cultural de los indígenas, también contiene una biodiversidad destacada y por ello cuenta con un decreto de Reserva Natural y Cultural. Sin embargo, poderosas empresas mineras transnacionales intentan explotar sus ricos yacimientos de plata con apoyo abierto de las autoridades. El pueblo huichol, ante el desamparo del gobierno, se ha movilizado para proteger su territorio sagrado. Los huixárica tienen muy claro que defenderán hasta el final su cultura milenaria ante los intereses de la industria moderna.

Se le otorga un Premi Ones por haber conservado su cultura y sus tradiciones generación tras generación desde hace siglos, por basar estilo de vida en una relación muy estrecha con la naturaleza, por no claudicar ante los envites de la modernidad y el siglo XXI, y por no rendirse pese a las adversidades y seguir luchando por proteger la zona sagrada de Huiricuta.

 

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Continuando con la navegación entendemos que se acepta nuestra politica de cookies. Para más información, visite nuestra política de privacidad.

Acepto las Cookies de este sitio web.