La AFN lamenta el asesinato de dos agentes rurales y pone en valor la importancia del cuerpo

La Asociación de Fundaciones para la Conservación de la Naturaleza (AFN) condena de manera enérgica el lamentable asesinato ocurrido el pasado 21 de enero en Aspa (Lleida) en el que fallecieron dos agentes rurales a manos de un cazador. La AFN, que aglutina a 17 fundaciones ambientales de todo el territorio español, lamenta este suceso, que jamás tendría que haber sucedido, y envía sus condolencias y apoyo a los familiares, amigos y compañeros de las víctimas en estos momentos tan complicados.

Asimismo, la AFN quiere poner en valor la importancia que tienen los agentes rurales como cuerpo, y el impagable trabajo que realizan en cuestiones fundamentales para la buena salud de nuestro patrimonio natural como son la prevención de incendios, el control del furtivismo y la protección y cuidado de nuestra biodiversidad. Por ello mismo, la organización pide el máximo respeto para los agentes rurales que se dedican a las labores de vigilancia ambiental.

Finalmente, la AFN quiere recordar que la protección del medio ambiente es responsabilidad de todos, y no sólo de los agentes rurales. Algunas entidades que forman parte de la AFN tienen proyectos de conservación en los que los cazadores juegan un papel fundamental. Los cazadores y los agentes rurales no son enemigos de por sí, y por el bien de todos deben remar en la misma dirección y compartir objetivos. Sólo si el conjunto de la sociedad (sin excepciones) camina unida, se logrará que los espacios naturales sean patrimonio de todos los ciudadanos.  

 

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Continuando con la navegación entendemos que se acepta nuestra politica de cookies. Para más información, visite nuestra política de privacidad.

Acepto las Cookies de este sitio web.