Las fiestas reavivan las quejas sobre los orines en la vía pública

orines-via-publica

 

«Esta calle es un asco, a mí me ha tocado limpiar hasta caca en la escalera. Es una vergüenza... Cualquiera diría que estamos al lado del ayuntamiento» explica una vecina de la calle Sant Domènec de la Part Alta, una de las que, por su cercanía a la Plaça de la Font, sufre la actitud de quienes la usan como baño público al aire libre, especialmente durante las fiestas. «Aunque tengo que reconocer que por aquí pasan a limpiar con frecuencia... Es que la gente es muy incívica», admite en medio del enfado.

El responsable de un pequeño local más arriba explica que, en los momentos álgidos de Sant Magí y Santa Tecla tienen que permanecer con la ventana cerrada porque el olor se hace insoportable.

 

 

Esta es una de las zonas más ‘conflictivas’ de la Part Alta en cuanto a orines en la calle, pero no la única. Una joven explica entre risas que hay «calles típicas de mear», como el callejón de los Antics Jutjats, aledaño a la calle Santa Ana. Otro hombre mayor se lo toma peor: «Yo soy mayor y cuando veo que escupen y orinan en la calle me da miedo pensando en eso del ébola...».

El año pasado la Guàrdia Urbana colocó 50 multas por este concepto en la ciudad. Una cifra bastante más baja que el dato anterior disponible, el del año 2011 cuando se colocaron 142.

Informa: Diari de Tarragona

 

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Continuando con la navegación entendemos que se acepta nuestra politica de cookies. Para más información, visite nuestra política de privacidad.

Acepto las Cookies de este sitio web.