Frenar los golpes de calor

Un golpe de calor se da cuando una persona produce una cantidad de calorque no puede eliminar a través del sudor o con la dilatación de los vasos sanguíneos. Esto aparece cuando se llega a temperaturas muy extremas. Es una enfermedad grave, caracterizada por una temperatura corporal igual o superior a 40ºC y alteraciones del sistema nervioso central, que pueden provocar delirio, convulsiones o coma, como consecuencia de la exposición al calor ambiental o al ejercicio físico extremo.

El verano pasado la Red de Vigilancia Epidemiológica de la Agencia de Salud Pública de Cataluña (APSCAT) notificó 65 casos de golpe de calor, de los que 28 murieron, la cifra más elevada registrada por la agencia desde 2004. De las 28 personas que murieron, la mayoría ya tenían una patología de base o estaban al aire libre (trabajando o haciendo deporte).

Las medidas básicas de prevención son beber mucha agua, protegerse del sol con crema solar, evitar las altas temperaturas, ventilar y refrescar los hogares y supervisar los niños al agua.

 

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Continuando con la navegación entendemos que se acepta nuestra politica de cookies. Para más información, visite nuestra política de privacidad.

Acepto las Cookies de este sitio web.